Inicio AMPA C. P. Alhambra Plano del sitio Publicar
Crónica de la excursión a Cercedilla Por: Antonio
El Martes 10 junio 2008.

Versión imprimibleVersión
imprimible


Comentarios 1

En la misma sección

Chucu..chucu..chu, en la estación de tren de Pitis empezó nuestra excursión a Cercedilla. Nos juntamos veinte personas, no demasiado, pero sí un buen grupo para pasar un día estupendo.

El tren llegó puntual y partimos en busca del Guadarrama. En el trayecto los niños, a parte de mirar por las ventanillas, se pasaron el rato sentados en corro jugando al juego de preguntas que trajo Sara. A la llegada a Cercedilla empezó nuestra marcha siguiendo el camino de las Dehesas hacia la calzada romana. Elam se llevó una pelota para jugar en los descansos de las subidas. El campo estaba precioso, después del tiempo de lluvia que hemos tenido. Era una mañana soleada, afloraban los manantiales y se veía la primavera en todo su esplendor.

Tras un buen trecho de marcha, apetecía hacer un descanso para dar cuenta de nuestros boca-tas, pero se quería llegar hasta una tumba, decían “romana”, para comer allí. Algunos niños estaban muy interesados en la tumba, mientras otros pensaban que les iba a dar miedo. Pero en una mañana tan soleada no puede haber fantasmas y así llegamos pasando el puente romano del Descalzo. Cru-zamos el arroyo de la Fuenfría saltando entre piedras, y bajo los pinos nos sentamos a comer.

Con el estómago lleno el mundo se veía de otra manera. Después del descanso y la siesta de al-gunos, mientras los niños “se iban a investigar los alrededores” o se echaban un partido, seguimos por la calzada romana hasta la Pradera de los Corralillos. Los pinos del paisaje son altos y dan al lugar una sensación de serenidad. Algunos ejemplares se acercan a los treinta metros de altura, y llevan viviendo al lado de la calzada romana desde la Edad Media. Por allí pactaban algunas vacas de cuer-nos largos que llamaron la atención a los niños.

El regreso se hizo por otra pista de vuelta a Cercedilla donde nos esperaba el tren, pero después, claro, de un cafetín y unos helados para los chicos que tan bien se habían portado.

La más pequeña del grupo, Duna, ha demostrado ser “toda una jabata”, caminando por la calzada romana, remontando las piedras con afán, sin querer que la ayudaran. Su carita buscaba ilusionada el agua que corría por los arroyos. Tiene tres años y todavía no ha empezado el cole, lo hará el próxi-mo curso y será una de las nuevas chispitas de luz que iluminan con sus sonrisas nuestro colegio.

En las fechas que estamos casi hemos llegado al final del curso. En este año hemos organizado dos excursiones, una en bicicleta y otra en tren y caminando. Ambas, sin atascos, sin coches, sin humos... Estamos empezando a aprender a vivir de una nueva forma que está más en armonía con el planeta... y que es además... ¡más divertida! Ya nos lo dejó dicho Gandhi si quieres cambiar el mundo cámbiate a ti mismo.

Deseamos a todos, especialmente a los de sexto que ya nos dejan, unas felices vacaciones.

Elisa Herrero Uceda


Escribir un comentario a este artículo

Comentarios: hay 1 mensajes.

> Crónica de la excursión a Cercedilla
(1/1), por Paco
> Crónica de la excursión a Cercedilla por Paco , el : 12 de junio de 2008
Aunque no hemos participado, me parece una actividad preciosa y espero en próximos años participar con mi hijo. Un saludo. Paco